Notas de Interés - Programa Presidencial de Becas Honduras 2020

NOTAS DE INTERÉS

INICIO 

EL PODER DE TENER UNA MENTE POSITIVA



             Una mente positiva incrementa tus oportunidades de éxito en todas las áreas de tu vida, tomar una actitud positiva frente al mundo,
te hará más feliz y hará que los demás sean felices.

 A continuación 7 consejos que te ayudarán a pensar de manera positiva: 

1.Valorate
Frecuentemente cuando te sentís frustrado o enfadado, sólo te concentrás en las cosas malas o en los errores que has cometido en lugar de valorar aquello que has hecho bien, no te castigués por tus fallos: permitite reconocer el valor que tenés y enfocate en las cosas positivas.

2. Usá un lenguaje positivo
Muchas personas se quejan del clima, de su trabajo, de su pareja, de sus vecinos y de muchas otras cosas; con frecuencia nos estamos quejando de todo, sin embargo, es bueno recordarte a vos mismo, que tus palabras se encuentran conformadas por tus pensamientos y mientras más busqués cosas positivas para decir, más se impregnarán tus pensamientos de dicho positivismo.

3. Rodeate de gente positiva
No hay nada que bloquee más la mente positiva que estar acompañado de personas tóxicas, cuando estés atrapado en una espiral de negatividad, hablá con gente que pueda ponerte en perspectiva y que no te alimente con sus malos pensamientos. 

4.  Perdonate a vos mismo
Golpearte emocionalmente por lo que ha salido mal, pensando que es tu culpa, no hará que las cosas cambien, si querés tener una mente positiva debés empezar por vos mismo, perdonándote por tus errores y permitiéndote seguir adelante.

5. ¡Evitá victimizarte!
Si constantemente te estás victimizando y pensando que lo que te pasa es por culpa de tu situación, de otras personas, o de la vida en general, lo único que conseguirás es alimentar tu negatividad, y lo que es peor; mientras estés llorando por lo que te pasa y quejándote por lo mal que te ha tratado la vida no te moverás del lugar en el que estás.

6. Ayudá a alguien
Para activar tu mente positiva debés dejar de centrarte siempre en vos, y en ocasiones ayudar a alguien también, empezá por cosas pequeñas como:  ayudar a un amigo con una mudanza o llevar las bolsas de la compra de tu vecino anciano a su casa, y notarás que al final del día sentirás una gran satisfacción en tu interior.

 


7. Creé en vos mismo
¿Querés mejorar tu índice académico? ¿Crear tu propio negocio para mejorar tu vida? ¿Ser mejor persona con una actitud positiva?

Creé en vos mismo, en las capacidades que tenés para conseguirlo, y todo lo que te propongás se hará realidad.

Finalmente, tené presente que es tu decisión ver la vida de la manera que querras, tomá el control y cambiá tu visión negativa por una vida mucho más entusiasta, energética y llena de felicidad.

 

Bibliografía 
Desarrollo Personal

HACÉ CLICK AQUÍ:  ¿Cómo hacer una buena exposición?

¿CÓMO HACER UNA BUENA EXPOSICIÓN?


 

 

Si hacer presentaciones para vos es un mal necesario o una pesadilla, la realidad es que, tanto en el ambiente educativo como laboral, siempre te tocará realizar este tipo de trabajos y es fundamental saber hacerlo.

 

Conocé cómo potenciar tus presentaciones con estos consejos:

Pasos a seguir:

  1. Prepará tu exposición: No podés hablar de un tema sin estar informado sobre él o haberte documentado previamente. 
  2. Escribí tu discurso: Con algunas anotaciones sobre detalles que no debés olvidar, por ejemplo: Podés sustituir palabras difíciles de recordar o describir el significado para que el público se interese y le genere curiosidad.
  3. No te alargués demasiado: Hablá como acostumbras hacerlo normalmente, buscá la manera más sencilla de decir las cosas.
  4. Utilizá materiales de apoyo:  Se dice que una imagen vale más que mil palabras, podés ayudarte de fotos, diagramas, mapas, dibujos, etc.
  5. Prepará tu voz: Un tono moderado, muy suave puede sonar aburrido tampoco debés gritar.
  6. Mové las manos para apoyar tu exposición oral: Señalá, apuntá, compará, los gestos refuerzan lo que contas, es muy importante que mirés al público, y no siempre al mismo sitio, debés hablar para todas las personas de la sala.
  7. El día de la presentación, llegá temprano: Aseguraté de llegar con tiempo suficiente para poder preparar las conexiones necesarias para la proyección, evitando pasar malos ratos a último momento.
  8. Vestuario: Este es un punto fundamental a la hora de hablar en público, debés elegir la vestimenta adecuada a la audiencia y al ambiente en que se llevará a cabo el evento, se recomienda vestir de color azul, ya que denota seguridad, confianza y hace que las personas se sientan cómodas. 

El peinado y el calzado deben estar limpios y ser apropiados para la ropa que llevarás, una apariencia desalineada llamará la atención de forma negativa, especialmente si se trata de una presentación formal.

 

 

 

 


Al final de tu conferencia, respondé a las preguntas de tus compañeros y deciles dónde pueden encontrar más información sobre el tema.

 

Fuente: universia.net.

educacion.uncomo.com

Vestuario y comunicación

HACÉ CLICK AQUÍ PARA VER NOTA: ¿Un segundo idioma, necesidad o valor agregado?

¿UN SEGUNDO IDIOMA, NECESIDAD O VALOR AGREGADO?


 

Si repasás la lista de propósitos para este 2018, seguro que en tus prioridades está aprender un nuevo idioma, en esta nota encontrarás una serie de razones por los cuales debés aprenderlo.

Hablar varios idiomas, se vuelve un valor agregado al conocimiento, a las habilidades, competencias y capacidades propias, por lo que es fundamental que te incentivés a aprender ya que es uno de los requisitos más demandados en el ámbito laboral en un mundo global es cada vez más importante aprender un segundo idioma.

 


Beneficios:

  1. Puede que te permita alcanzar alguno de tus sueños u objetivos personales. Podrás escalar laboralmente y comunicarte facilidad con otras empresas del exterior.

  2. Tendrás más posibilidades de aplicar a una beca, la mayoría de los Programas
    de becas solicitan que los candidatos sean capaces de comunicarse en otro idioma.

  3. Formación sin límites, estudiar en cualquier universidad del mundo.

  4. Podrás ayudar y hacer sugerencias a los extranjeros que visiten tu país.

  5. Te permitirá conocer otras culturas y empaparte de ellas al máximo.

  6. Te ayudará a hacer un pedido en un restaurante.

  7. Incrementará tu confianza y autoestima.

 

 

El inglés es el lenguaje universal, el más usado en conferencias y aeropuertos, igualmente el español y mandarín son las lenguas más habladas.

  • Inglés: Es el idioma de los negocios, el comercio internacional e internet. El más estudiado en todo el mundo, se habla en los cinco continentes y su uso es mayoritario por los países poderosos (EE.UU., Reino Unido, Canadá, Australia).

  • Español: Es el idioma oficial de 21 países, el español tiene tantos hablantes nativos que es la segunda lengua más hablada del mundo, también es una de las lenguas oficiales de la ONU, la UE, la Organización Mundial del Comercio, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y no debe faltar en los currículos de estos diplomáticos.

  • Chino: Es hablado por más de mil millones de personas y crece su importancia al ritmo del crecimiento económico de China, el chino se habla sobre todo en la República Popular de China, Singapur, Malasia, Indonesia y Taiwán.

  • Francés: Es la segunda lengua estudiada en los colegios, se habla en los cinco continentes. Se estima que más de 200 millones de personas en todo el mundo hablan este idioma.

  • Portugués: Se estima que alrededor de 216 millones de personas tienen el portugués como lengua materna. Es un idioma hablado por casi 250 millones de habitantes en todo el mundo.

Hablar un segundo, tercero o más idiomas puede abrirte muchas puertas. 

 

Fuente: CIDI (Centro internacional de idiomas).
               Universia
               Aprende más.com

¡Nunca es tarde para aprender!
HACÉ CLICK AQUÍ PARA VER NOTA: Consejos que te pueden ayudar a estudiar mejor y de manera eficiente

CONSEJOS QUE TE PUEDEN AYUDAR A ESTUDIAR MEJOR Y DE MANERA EFICIENTE


 

Te compartimos algunos consejos y técnicas sencillas para mejorar tu capacidad de estudio. Si las aplicás a tu rutina, es  probable que tus calificaciones académicas suban notablemente.

 

1. Dividí el tiempo de estudio en bloques 

Lo ideal es hacer que los ratos de estudio no superen los 30 minutos, ya que las personas muestran más facilidad para asimilar información que llega en ráfagas cortas y repetidas que en una sola que sea larga y tediosa.

De lo que se trata es de mantener el cerebro al 100% en cada momento (por cierto, cumplir con el horario establecido para dormir es importante, y para eso nada como dormir bien).

 

2. Realizá una rutina de estudio

Iniciar el aprendizaje de manera desorganizada es una forma de terminar estudiando a altas horas de la noche, cuando el sueño y el cansancio hacen desgaste en la capacidad de concentrarse. 
Acostumbrarte a un horario hará más fácil que no te saltés los ratos de estudio y te permitirá dedicarle el tiempo que se merece.

 

3. Hacé notas-resumen en hojas individuales

No confiés demasiado en la técnica de subrayar textos, el hecho de subrayar no ayuda a memorizar el texto si no se repasa varias veces.

En cambio, hacer esquemas y pequeños resúmenes en trozos de papel te obliga a reformular la información que has leído además hace más fácil crear combinaciones de notas que son distintas a las del texto pero que te ayudan a entender mejor lo que leés.



4. Mantené alejadas las distracciones

En tu lista negra deben estar: Las redes sociales, el teléfono móvil y la televisión, pero podés incluir otros elementos propios de tu día a día y hacer lo posible por aislarte de todos ellos durante los ratos de estudio. recordá que son cortos, así que... no es mucho pedir.

Hacer esto antes de ponerte a estudiar te ayudará a no caer en la tentación una vez que hayás empezado.

 

5. Huí de la memorización literal

Hacé tuya la información que contienen los textos. Relacionalá con episodios de tu vida, reformulalá con tus propias palabras y usá ejemplos que conocés. De esa forma lograrás alcanzar el aprendizaje significativo que necesitás bastante más resistente al paso del tiempo que el que se basa en la memorización de datos a los que no se les encuentra demasiado sentido.

 

6. Explicale la lección a otra persona

Esto es literal. El hecho de explicar en tus propias palabras lo que has aprendido es posiblemente el consejo para estudiar más valioso, ya que te aportará dos grandes beneficios. Por un lado, reformular la lección es una manera de repasar mentalmente lo que has estudiado.

Por otro lado, te servirá para auto-evaluarte, detectar puntos que creías aprendidos pero que en momentos clave te dan problema.

Esperamos que estos consejos te ayuden a mejorar tus técnicas de estudio.

 
Fuente: Psicología y Mente
HACÉ CLICK AQUÍ PARA VER NOTA:  Cómo hacer un currículum vitae para estudiante

CÓMO HACER UN CURRÍCULUM VITAE PARA ESTUDIATE


 

Hay muchas cosas que incluir a la hora de elaborar un CV y puede resultar complicado decidir qué es relevante y qué no. Antes de editarlo, revisá y asegurate de que hacés referencia y dirigís la atención a aquellas actividades, estudios, éxitos académicos y cualidades que te convierten en el candidato ideal para ese puesto de trabajo que te encantaría conseguir.




Un CV de estudiante tiene ciertas limitaciones y un propósito distinto al de otros currículums, pero debe estar igual de cuidado y resultar tan profesional como uno especializado o el de alguien con amplia experiencia.

Antes de editar tu currículum, tenés que estar seguro que el formato que elegís focalizá tus habilidades y centrá la atención en tu gran  potencial y no en tu falta de experiencia.

 

 


CONTENIDO:  Hay cierta flexibilidad a la hora de incluir aquella información que considerés apropiada, hay tres puntos que son esenciales:

     1. Tu perfil e historial académico.

     2. Mostrá tus habilidades lo más concretas y definidas posible, evitando las generalidades.

     3. Cualquier experiencia que aporte algo sobre vos, tus conocimientos y tus cualidades, especialmente aquellas actividades de voluntariado o extracurriculares.

     4. La fotografía que adjuntés debe ser reciente y de tamaño carnet. Es preferible que sea a color.

 


Además de estos tres puntos, podés reforzar tu CV incluyendo algunas de las siguientes categorías:

 

     1. Premios ganados, reconocimientos obtenidos.

     2. Proyectos desarrollados.

     3. Experiencia en liderazgo de equipos (en la Universidad, como responsable de algún departamento).

     4. Conocimientos extras en tecnologías de la información y dominio de distintos idiomas.

     5. Clubs o asociaciones a las que pertenecés y puedan resultar de interés (deportivas, amantes de la naturaleza).

     6. Cursos complementarios a los estudios básicos.



NOTA: Cuidá el tipo de letra y vigilá la ortografía, las faltas ortográficas no son aliadas de cualquier candidato, sin importar el perfil, son algunos puntos básicos que debés tener en cuenta a la hora de diseñar y redactar tu CV.